Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. OK | Más información
Página de inicio | Quienes somos | Mapa del sitio

¿Para qué un psicólogo?

Áreas de intervención:

1- Introducción


El psicólogo infantil y juvenil puede evaluar y tratar un ámplio conjunto de problemas y trastornos. Hoy en día se sigue valorando su intervención en el terreno del tratamiento de los diferentes trastornos clínicos, pero también su utilidad para la detección, prevención, tratamiento y mejora de otros problemas “menores” pero que pueden alterar el funcionamiento familiar, social o académico del niño (o adolescente).
Por tanto, la figura del psicólogo dedicado a los niños, no tan sólo sirve para tratar los diferentes trastornos y patologías clínicas, sino también para mejorar las diferentes habilidades (sociales, académicas, etc.) en población “normal”. Desde este punto de vista el psicólogo pasa a ser más un entrenador que un sanador.

A continuación se exponen los principales ámbitos en los que un psicólogo especializado en clínica infanto-juvenil puede actuar y ayudarnos:

2- Problemas Escuela - Aprendizaje

Detectar a tiempo posibles déficits del aprendizaje supone evitarnos muchas preocupaciones posteriores.
Niños que son catalogados de vagos, desmotivados, torpes, etc. pueden esconder tras su bajo rendimiento escolar problemas específicos del aprendizaje no detectados. Es el caso de muchos niños que sufren de dislexia, discalculia u otros.
En otros casos, el bajo rendimiento escolar puede ser consecuencia de problemas emocionales que el niño arrastra o una combinación de factores.

Un psicólogo con experiencia y tras la evaluación pertinente, puede detectar el problema e indicar las medidas correctoras necesarias para ayudar al niño a conseguir un mejor rendimiento en sus estudios.
Actualmente también se está interviniendo en los denominados casos de bulling, es decir, frente a agresiones verbales y físicas que algunos niños reciben por parte de alguno o algunos de sus compañeros en la propia escuela.

Más información acerca de los trastornos del aprendizaje.

3- Problemas de Conducta


Sin duda, uno de los problemas en alza en nuestra sociedad. Las causas son múltiples y no hay una única razón. Lo cierto es que cada vez se dan con mayor frecuencia y, lo que es más preocupante, su edad de inicio cada vez es más temprana.
Se habla de niños tiranos, que no respetan a los padres o que los atemorizan con sus exigencias.

A partir de la preadolescencia una de las conductas desadaptadas de mayor frecuencia son las del consumo de diferentes sustancias (tabaco, alcohol, drogas de diseño, etc.) bajo una falsa apreciación por parte de los jóvenes de inocuidad compartida por el grupo de iguales.
La adicción no tan sólo se da a ciertas sustancias sino que puede desarrollarse en actividades concretas como los videojuegos, Internet, chat, móviles, etc.

El psicólogo infantil es también un conocedor de las claves emocionales, familiares y sociales que pueden provocar y mantener estas manifestaciones no deseadas y, por tanto, puede intervenir para tratar de controlarlas y minimizarlas.
El asesoramiento a los padres y la intervención directa con el niño o grupo va a propiciar un mejor funcionamiento familiar y el control de las conductas disruptivas.

Más información:
Problemas de conducta infantil
Trastornos de la conducta
Adicción a las nuevas tecnologías
El T.D.A.H.

4- Problemas Emocionales


Los problemas emocionales constituyen un amplio abanico de manifestaciones y síntomas. Desde los miedos evolutivos a los episodios de ansiedad, fobias específicas o la depresión, son susceptibles de ser abordadas por un profesional de la psicología infantil o juvenil para encontrar vías de solución.
Hay que tener en cuenta que los trastornos emocionales, además, pueden cursar también con una alteración en los ciclos del sueño y alimentación o manifestaciones conductuales desadaptadas.

Más información:
La Depresión en niños

5- Problemas en la relación con iguales


Vivimos en un entorno socializado donde el desarrollo como individuos supone la comprensión y puesta en marcha de recursos y habilidades sociales con las demás personas. Ello es necesario para obtener unos buenos resultados académicos y poder trabajar en cualquier actividad el día de mañana.

Algunos niños muestran desde la infancia ciertos problemas en la empatía y capacidad de interacción con sus compañeros. El niño tímido o introvertido puede ser muy inteligente pero si no consigue desarrollar unas habilidades sociales mínimas difícilmente podrá abrirse camino hacia el futuro con pleno éxito. Además puede sufrir enormemente al verse menos capaz que sus compañeros.
El psicólogo puede evaluar la personalidad del niño y enseñarle estrategias concretas para mejorar su capacidad de interactuar así como orientar a los padres y maestros de cuales deben ser las medidas de ayuda concretas.

Más información:
La Timidez: El niño tímido
El Síndrome de Asperger

6- Otros trastornos clínicos


Evidentemente el psicólogo infantil y juvenil puede y debe actuar en todos aquellos trastornos clínicos que cursan con déficits significativos en el funcionamiento intelectual, familiar o social.
Cabe mencionar los T.G.D. (Trastornos Generalizados del Desarrollo), también en los denominados T.E.A (Trastornos del espectro autista), T.D.A.H. (Trastorno por déficit de la atención con hiperactividad) entre otros.En muchos casos, la intervención se efectúa dentro de un contexto multidisciplinar.


Más información

Ir a nuestra web principal Preguntas Frecuentes Nuestros servicios Los diferentes problemas

00000538

  © 2016 - Psicodiagnosis.es. Especialistas en Psicología Infantil y Juvenil. Gabinete: c/ Emperador August, 26, 1º-2ª, TARRAGONA. Telf: 977 50 62 21 - 626 66 21 17. Todos los derechos reservados.